DIA 10. BOFETÓN (29/11/2014)

Como dije, a las siete en pie, recogiendo todo y echando las últimas cagadas del viaje. El desayuno lo realizaríamos en el coche de camino al lugar donde lo íbamos a devolver.
Seguíamos sin descubrir cómo abrir la guantera y por ello metimos todos los tickets del viaje por la ranura de dicho cajón… Un regalo para quien consiguiese abrirlo.
El otro falo… ¡Digo fallo! El otro fallo del coche era la alarma, que sonaba cada vez que se abría, cerraba o acariciaba. Tampoco encontramos una solución a este problema tan tocapelotas, pero aprendimos a convivir con ello.

Cuando llegamos al lugar de alquiler de coches el gigantón estaba esperándonos y sonrió al ver que el Nissan no había sufrido ningún desperfecto, pues cuando nos lo entregó parecía nervioso y asustado… No se fiaba de nosotros.
Nos dio un abrazo de oso y se ofreció para llevarnos en este mismo coche al aeropuerto y, eso nos salvó de buscar la parada del autobús y de tener que esperarlo con los macutos en la espalda. Así que bien.

Ya estábamos en el aeropuerto y nuestro avionazo salía en una hora, teníamos tiempo de hacernos un par de sándwich con crema de chocolate y de realizar las últimas fotos del viaje y… Ahí vi mi oportunidad de ganar el juego del tortazo. Recordemos las normas:

“Cada uno de nosotros puede propinar un bofetón gratuito al otro, da igual la intensidad y las maneras con las que se realizará, pero con la obligatoria condición de que tal tortazo sea grabado en vídeo”.

• Si no es grabado en video será castigado con un tortazo fuerte sin posibilidad de ser evitado.
• Si se olvida dar el bofetón en todo el viaje será castigado con una colleja sin posibilidad de ser evitada.
• Si se falla la bofetada por mala puntería o por que el adversario ha conseguido esquivarla se perderá la oportunidad de abofetear.

Lo dicho, coloqué la cámara de fotos frente a nosotros y lo puse en modo vídeo, a grabar, mientras él pensaba ingenuamente que se trataba de una simple foto. No esperé a que se diese cuenta, en cuanto miró a la cámara para posar le solté el tortazo que tan nervioso nos había puesto a lo largo del viaje. Fue humillante para mi amigo inmortal.
Luego quiso vengarse desesperadamente con su tortazo, pero lógicamente yo no iba a picar en tan poco espacio de tiempo, el que quedaba para irnos… Ya en el avión le di el collejón que le tocaba por no haber conseguido darme un tortazo y grabarlo.

¡Final del viaje majetes! Aquí termina la historia de nuestro viaje a las tierras del antiguo Imperio Austrohúngaro, donde logramos ser un poquito más felices y absurdos y, conseguimos llevamos a Madrid una buena imagen de estos lugares y de su gente, pues muchos se cruzaron en nuestro camino y todas estas personas merecían un abrazo sincero por ser tan hospitalarias con el extraño viajero que está más loco que cuerdo.

Besos e inmortalidad a todo ser que se entrelazó con nosotros en este viaje. Gracias.

A continuación un vídeo que resume gran parte de lo anteriormente contado… con el tortazo al final.

Un comentario en “DIA 10. BOFETÓN (29/11/2014)

  1. Pingback: Viajar Jugando – ¡Vaya Diario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s