Isla Pitcairn

INFORMACIÓN

Principal isla del archipiélago con el mismo nombre, compuesta por, además de Pitcairn, la isla Henderson, la isla Ducie y el atolón Oeno. Se encuentra en el Pacífico sur, muy lejos de otras personas, pues sus 57 pitcairneses tendrían que recorrer 480 kilómetros hacia el oeste para encontrarse a más de su misma especie en la isla Mangareva (Polinesia Francesa) y unos 2.120 kilómetros hacia el este para ver a los homo sapiens que viven en la Isla de Pascua. Este lugar es un Territorio Británico de Ultra Mar y última colonia británica en el Pacífico.

Mapa Pitcairn

La superficie de esta isla de origen volcánico es de tan solo 4,6 km cuadrados, pero suficiente para que exista en él uno de los asentamientos más aislados del planeta, llamado Andamstown, al noreste. Sus costas están llenas de acantilados y, la única manera de adentrarse en la isla es por la bahía Bounty, que da paso al asentamiento, carente de puerto. Su punto más alto está a 347 m.s.n.m. Llueve mucho, pero eso es un alivio, pues la única manera de conseguir agua potable es a través de las precipitaciones. Las temperaturas anuales oscilan entre los 19 Cº y los 24 Cº, un clima tropical y un suelo volcánico fértil que produce sandías, bananas, judías, cítricos, etcétera.

HISTORIA

Durante el primer milenio de nuestra era, los polinesios se expandían por gran parte del continente oceánico. Se cree que estos llegaron a Pitcairn desde Mangareva alrededor del 800 d.C., pues, aunque los primeros europeos que llegaron la encontraron vacía, hay vestigios de una ocupación anterior como plantaciones, algún material que no se da en esa isla, alguna que otra calavera… Suficiente para pensar que ahí ha vivido (y muerto) alguien antes.

El primer europeo que vio la isla (que se tenga constancia) fue Robert Pitcairn, un cadete marino a bordo del HMS Swallow, bajo el mando del capitán británico Philipp Carteret, en 1767. La tormenta no paraba y el oleaje era chungo, así que no hubo posibilidad de poner pie en tierra. No solo eso, no acertaron con las coordenadas y se ubicó mal en los mapas.

En 1789 ocurre algo en medio del Pacífico Sur, el barco de vela HMS Bounty sufre un motín a bordo liderado por Fletcher Christian y abandona a su suerte en un pequeño bote al comandante y a algunos de sus leales marineros. Otros se quedaron en el Bounty por falta de espacio en el bote, pero son abandonados días después en Tahití, a la vez, recogen víveres y a 17 nativos (seis hombres y once mujeres). 26 personas en total llegaron a Pitcairn en el Bounty en 1790 con la intención de quedarse, pues esta isla, al estar erróneamente figurada en las cartas náuticas, era difícilmente de encontrar, así pues, no sería fácil para la justicia dar con ellos. Queman el Bounty y ahí se quedan.

Amotinados
El abandono del comandante y sus secuaces ¡Hasta nunca, Lucas!

Un cazador de focas estadounidense redescubrió la isla en 1808 y se sorprendió al ver que estaba habitado. Tuvo contacto con estas personas, de las cuales solo quedaba un hombre y varias mujeres de los amotinados, los demás eran descendientes. Según contó el estadounidense los habitantes de Pitcairn fueron muy hospitalarios. A partir de esas fechas la isla recibió varias visitas británicas y nuevos colonos entre sus filas, como un marino carpintero o un predicador.

En 1831 una enfermedad se propagaba y estaba acabando con aquellos habitantes, así que se trasladaron todos a Tahití. Ese mismo año, cuando todo era seguro, volvieron a su isla remota. Al año siguiente llegó un norteamericano muy avispao llamado Joshua Hill diciendo que era representante de la Corona Británica y se autoproclamó gobernador de Pitcairn. Sus cinco años al mando fueron severos y dictatoriales. En 1837, cuando se descubrió su farsa, Hill fue deportado. En consecuencia, los isleños quisieron proteger la Corona Británica, así que se creó una constitución en 1838. Por culpa del aumento de población, en 1856 se decidió evacuar nuevamente la isla por miedo a la hambruna. Esta vez acabaron en la isla australiana de Norfolk. En años posteriores, en dos oleadas, regresaron a Pitcairn varias familias.

En el siglo XX disminuyó su aislamiento con la apertura del Canal de Panamá, y durante la II Guerra Mundial fue un importante punto para la armada británica, pero tras la guerra volvió a caer en el relativo abandono. Hoy en día pasa un gran barquete unas cinco veces al año.

Bandera
Aquí la bandera adoptada en 1984. En la esquina superior izquierda tenemos la Unión Jack, bandera de Reino Unido que coloca en pequeñito en casi todas las banderas de su dominio en los territorios de Ultramar. Y en la mitad derecha, centrado, se encuentra el escudo de Pitcairn, siendo lo más llamativo el ancla, que simboliza al HMS Bounty.

ANECDOTARIO

Los amotinados del Bounty no vivieron felices en la isla cuando llegaron para quedarse en 1790. Muy lejos se quedaron de esa vida paradisiaca que esperaban encontrar. Fueron nueve europeos liderados por Fletcher Christian, seis hombres polinesios y once mujeres polinesias con un bebé.

La convivencia fue complicada entre las dos culturas. Cada europeo se adjudicó una mujer, mientras que dejaron las restantes para los hombres polinesios. Además, estos últimos eran tratados como esclavos. A los 3 años murió la compañera de uno de los europeos y, este, el herrero, se apropió de una mujer de los polinesios, lo cual, estos se revelaron matando al herrero y a tres europeos más, entre los que se encontraba Fletcher. Obviamente, los actos de venganza continuaron y, poco después todos los hombres polinesios y sus mujeres fueron asesinados. En 1794 solo quedaban 4 amotinados y 10 mujeres, más algunos hijos descendientes.

De la raíz de la azucena consiguieron aguardiente, y dos de los hombres que quedaban sufrieron alcoholismo. Uno de ellos murió cayendo por un acantilado. Mientras que el otro, tornándose violento y amenazando al resto de la comunidad, fue asesinado en 1799 por los otros dos hombres de la isla: Young y Adams. El día de Navidad del año siguiente, Young moría de asma y Adams se quedó como único hombre adulto, que compartía isla con 10 mujeres y 23 niños y niñas descendientes de los europeos, pues los hombres polinesios no tuvieron descendencia allí.

Adams se convirtió en un jefe querido y respetado. Así ocurrió que cuando llegó la armada británica a la isla en 1814 se encontró con un pueblo pacífico y, únicamente, con un amotinado vivo. Adams se ofreció a ser conducido a Inglaterra para ser juzgado, pero la presión de su pueblo contra esta decisión y viendo el trabajo ejemplar de aquel jefe en la isla cambió el parecer de los capitanes ingleses, dejándole en libertad con su gente. En 1829 Adams murió por causas naturales.

Hoy, gran parte de sus habitantes son descendientes de aquellos amotinados y de las mujeres polinesias.

Mujeres isleñas
Mujeres y niños descendientes de aquellos amotinados. La oveja negra no sé quien será, pero tiene cara de mala leche.

COMO LLEGAR

Llegar a la isla es algo complejo. Desde Nueva Zelanda salen varios barcos mercantes al año, pero casi nunca admiten turistas. Hay cruceros que visitan Pitcairn varias veces al año, pero debido al fuerte oleaje de la zona solo desembarcan en contadas ocasiones, así que muchos turistas tienen que conformarse con una vueltecita a la isla en barco. Otra manera sería alquilar un yate en Tahití y tirar millas hacia Pitcairn.

Eso sí, para poner un pie en la isla hay que pedir un permiso que suelen conceder fácilmente, pero hay que pedirlo. Para permanecer varios días en Pitcairn ya es más difícil que te concedan dicho permiso.

Adamstown
La ladera de Adamstown, todo verde y algunos tejados blancos.

¿QUÉ HAY POR AHÍ?

Una de las cosas más codiciadas pertenecientes a este trozo de tierra volcánica son los sellos de Pitcairn. Los coleccionistas darían su alma por uno de estos papelitos.

Tumba
Lápida de John Adams.

En 2005 se abrió un museo donde podrás encontrar una colección de estos sellos, además de varios objetos antiguos que pertenecieron a los amotinados, utensilios y herramientas de los primeros polinesios que llegaron a la isla y otras cositas históricas.

Adamstown, el asentamiento, no es nada del otro mundo. Tiene una plaza fortificada frente a la iglesia, una oficina de correos y el cañón y el ancla del Bounty como monumentos. Al norte está el cementerio, que es bastante bonito y, fuera del cementerio, en otra ubicación, encontrarás la tumba de John Adams.

 

Espero que os haya gustado Pitcairn, existe algunas pelis que cuentan la movida de los amotinados del Bounty, así que si te ha resultado curioso ya sabes, a tragártelas: Mutiny on the Bounty (1935), Mutiny on the Bounty (1962) y The Bounty (1984). Y por supuesto, no podía faltar el libro, escrito nada menos que por Julio Verne, Los amotinados de la Bounty.

Fin. Hasta aquí hemos llegado. Sinceramente, no sé cuándo volveré con las islas, porque de momento no tengo ninguna preparada, pero intentaré regresar pronto, lo prometo. Gracias por daros un paseo por aquí.

¡Saludos, navegantes!

4 comentarios en “Isla Pitcairn

    1. Jaja, pues teniendo en cuenta que, cuando llegaron los británicos se ofreció voluntario para que se lo llevasen preso… Parece que quería salir de la isla. Eso sí, la mayoría de los habitantes de Pitcairn son descendientes de él y pocos más. Un saludete!

      Me gusta

  1. Alucino con las movidas que podía haber en una isla tan pequeña, como que cada europeo se adjudicó una mujer, la tiña que les debían de tener debía ser de primera, no me extraña que se revelaran. Desde luego da para mas de una novela, que fuerte la historia de esta isla. No dejes las islas por dios que nos estás descubriendo lugares bien remotos😥y me encantan¡¡¡ Pasa muy buena semana😘😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s